El miedo al cuidado dental sigue siendo una barrera para que los pacientes retarden su tratamiento, ya que según estudios realizados por la Universidad de Oulu, Finlandia uno de cada dos adultos dice que tiene al menos algo de miedo al cuidado dental, y uno de cada diez dice que tiene mucho miedo.

El estudio hecho por dicha Universidad, observó que este problema puede conducir a un círculo vicioso de deterioro de la salud bucal y el tratamiento del dolor. Por tanto, el estudio siguió a pacientes tratados en la Clínica para pacientes dentales temerosos (CFDP) de la ciudad de Oulu.

Frente a este problema, la clínica brinda un tratamiento integral que comprende ayudar a los pacientes para superar su miedo dental. Este modelo operativo es bastante único en Finlandia, cuando el enfoque es tratar el miedo al dentista como brindar la atención necesaria al mismo tiempo.

El estudio investigó los efectos a largo plazo del período de tratamiento del miedo, es decir, si los pacientes visitaban sus propias clínicas para hacerse exámenes después de finalizar el tratamiento en el CFDP; si no visitaron atención dental en absoluto o con qué frecuencia tuvieron que ir a la atención primaria de salud para recibir tratamiento de emergencia. El seguimiento de diez años incluyó un total de 152 pacientes.

«El tratamiento de bajo umbral del miedo dental en la atención primaria de salud junto con el cuidado dental del paciente solo se ha estudiado de forma limitada. No se ha publicado antes un estudio sobre los efectos a largo plazo», dice el investigador principal, dental especialista Taina Kankaala.

Además, según el estudio la mejor edad para tratar el miedo al cuidado dental se debería de realizarse durante la edad infantil de entre los 2 a 10 años, este resultado se da porque la clínica de miedo dental se asoció con un mayor número de exámenes dentales más adelante en comparación con el tratamiento a una edad más avanzada.

«También fue sorprendente lo bien que los que fueron tratados con éxito en la clínica del miedo enfrentaron la atención dental en la atención primaria de salud más adelante. Por otro lado, era de esperar que si el tratamiento no tenía éxito por una u otra razón, el dentista las visitas de atención no serían regulares más adelante», dice Kankaala.

De acuerdo al estudio previo del equipo de investigación, hasta siete de cada diez pacientes son tratados con éxito en la clínica del miedo, por lo que los pacientes pueden ser tratados en atención primaria con éxito y no es necesaria una nueva derivación a la clínica del miedo.

Según Kankaala, el miedo al tratamiento dental debe ser discutido, especialmente si el paciente cancela citas, no acude en absoluto a la atención dental o busca repetidamente tratamiento de emergencia para el dolor.

«Los pacientes que tienen miedo deben ser identificados y su miedo dental debe aliviarse a una edad temprana. Los pacientes temerosos pueden ser un desafío y su tratamiento puede ser una carga para los trabajadores de la salud bucal.

Si no se aborda la situación, contrariamente a la creencia común, la salud del niño y el miedo severo al cuidado dental por lo general no se aliviará a medida que el niño crece. El tratamiento adecuado y diseñado individualmente del miedo dental beneficia no solo al paciente, sino también al personal médico, además de reducir los costos del tratamiento para todas las partes a largo plazo» dice Kankaala.

Fuente: Medical Xpress