Los niños que tienen problemas cardíacos son propensos a tener una mala salud bucal y dental en buenas y malas condiciones a comparación de los que no presentan esta enfermedad, además la cifra alta se presenta en niños con bajos recursos para acudir a un centro médico o que padezcan alguna discapacidad.

Según la investigación publicada en su Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad del CDC de EE.UU, señalaron que al menos el 83% de las personas con o sin problemas cardiacos, fueron atendidos el año anterior, en comparación con los que tienen problemas cardíacos, quienes son más propensos a tener problemas de salud bucal deficiente o aquellos con problemas dentales regular o en mal estado.

Los investigadores señalaron que al menos el 83% de las personas con o sin problemas cardiacos, fueron atendidos el año anterior, en comparación con los que tienen problemas cardíacos, y aquellos que son más propensos a tener problemas de salud bucal deficiente (17,2 frente a 13,7 por ciento) y dientes en regular o mal estado (9,9 frente a 5,3 por ciento).

Así mismo, se observó que los niños que padecen una afección cardiaca estarían relacionados a familias con ingresos bajos, una discapacidad intelectual o del desarrollo, o quienes no hayan hecho alguna visita de niño sano al médico correspondiente, en cambio los niños de la edad de 6 años, y cuentan con un seguro realizan una visita dental y previene problemas dentales.

«Estos hallazgos podrían guiar estrategias, como la educación de padres y pacientes y la colaboración entre pediatras, dentistas y cardiólogos, para mejorar la salud bucal y el cuidado de los niños con afecciones cardíacas, especialmente en aquellos con menos recursos y discapacidades intelectuales o del desarrollo», señalaron los investigadores.

Fuente: Medical Xpress