Esta pandemia trajo varias consecuencias en las personas, por lo que no es una excepción que también haya presentado problemas en la salud dental. Varios dentistas al tratar a sus pacientes que estuvieron bajo el estrés durante la pandemia vieron que tenían los dientes astillados.

«La gente aprieta más, rechina más, rompe más dientes», dijo la Dra. Rana Stino, dentista y socia de Water Tower Dental Care. «Incluso sus protectores de mordida se están fracturando».

El Instituto de Políticas de Salud de la ADA realizó una encuesta en octubre en el que los dentistas informaron un aumento en las condiciones relacionadas con el estrés, como rechinar o apretar la mandíbula, dientes astillados, dientes agrietados y disfunción articular.

La encuesta efectuada demostró que el 69 % de los dentistas vieron un aumento en el número de pacientes que rechinaban y apretaban los dientes, y el 63 % dijo que veía más pacientes con dientes astillados y agrietados, todas ellas asociadas con el estrés.

Por su parte la dentista de Chicago Dra. Karen Fields, afirmó lo siguiente: «Puedo decir honestamente que he visto la mayor cantidad de dientes rotos que he visto en mi carrera profesional en los últimos dos años», dijo.

Muchos pacientes llegan con los dientes rotos; también escucha más sobre dolores de cabeza y de cuello.

“La pandemia ha creado un mayor nivel de estrés, lo que ha llevado a un hábito psicosocial de rechinar y apretar los dientes”, dijo. «Con el aumento de los factores estresantes, tendemos a eliminarlos con los dientes».

Frente a este fuerte problema, el Dr. Joel Berg expresidente de la Academia Estadounidense de Odontología Pediátrica y director dental de Willo señaló que la existencia de dientes agrietados podrían atribuirse a que las personas no acudieron a su rutina diaria o al estrés, puesto que este ha sido un factor producto de la pandemia.

Los dentistas enfatizan que están trabajando arduamente para garantizar un ambiente seguro y limpio, por lo que recomiendan a sus pacientes acudir a sus rutinas, de igual forma los padres deben asegurarse de que sus hijos también se sigan cepillando.

Fuente: MedicalXpress